FIESTA DE SANTA RITA Monasterio de San Cristóbal Ibiza, 23 de mayo de 2016

1.- ¿Cuál es la fuerza que esta noche reúne a tantas personas tan diferentes en un mismo lugar? Podemos decir que esa fuerza es la devoción a Santa Rita. Pero, ¿qué tendrá esta mujer que es capaz de convocarnos esta noche?  En realidad, no es mucho lo que aparentemente encontramos aquí, después de una larga subida, que no es fácil, a Dalt Vila, y más aun subiendo en la noche. Pero hemos venido pensando en esta mujer que fue soltera, que fue casada, que fue viuda, que fue religiosa y como vivió, aunque ella se presentaba como simple, en realidad es importante, nos atrae y vamos a recordar, para aprender nosotros, los Lo único que se destaca es la importancia de esta mujer  que nos atrajo y por eso me parece oportuno que recordemos los principales trazos de la vida de nuestra santa.

El secreto de esta mujer fue su santidad y creo que todos sentimos que ahí está realmente la verdadera fuerza de su vida. Vemos en ella una presencia de Dios muy especial, con la cual nos sentimos identificados es la presencia que nos trajo hasta aquí.

2.- Como es conocido, Santa Rita nació en Mayo del año 1381, en Roccaporrena, cerca de Cascia, a unos 40 kilómetros de Asís, en la región italiana de Umbría, que tantos santos y santas ha dado a la Iglesia: S. Benito, Sta. Escolástica, S. Francisco, Sta. Clara, Sta. Angela, S. Gabriel, Sta. Clara de Montefalco, y S. Valentín, entre otros.

A sus padres, Antonio Mancini y Amata Ferri, se los conocía como los “Pacificadores de Jesucristo”, pues los llamaban para apaciguar peleas entre vecinos. Volviendo a nuestra santa, parece como si Dios tuviera, desde el comienzo, designios especiales para Rita. Según una tradición, cuando era bebé, mientras dormía en una cesta, abejas blancas se agrupaban sobre su boca, depositando en ella la dulce miel sin hacerle daño y sin que la niña llorara para alertar a sus padres. Uno de los campesinos, viendo lo que ocurría trató de asustar a las abejas con su brazo herido. Su brazo sano inmediatamente. Según la tradición, también después de 200 años de la muerte de Santa Rita, abejas blancas salían de las paredes del monasterio de Cascia durante la Semana Santa de cada año y permanecían hasta la fiesta de Santa Rita, el 22 de Mayo. El Papa Urbano VIII, teniendo noticia de las misteriosas abejas pidió que una de ellas le fuera llevada a Roma. Después de un cuidadoso examen, le ató un hilo de seda y la dejó libre. Esta se descubrió mas tarde en el monasterio de Cascia, a 138 kilómetros de distancia.

Seguimos centrados en la vida de Santa Rita. Sus padres enseñaron a Rita, desde muy niña, todo lo que ellos sabían acerca de Jesús, la Virgen María y los más conocidos santos. Alli en su ueblo hay una montañita, que he visitado varias veces, donde ella se retiraba a pasear y una vez allí llegada, se sentaba y pasaba tiempo en oración. Con esa vida, bien educada y poniendo en práctica lo que la habían educado, no es extraño que Rita quisiera ser religiosa, pero sus padres, escogieron para ella un esposo, Paolo Ferdinando. Rita obedeció. Como es conocido, su esposo demostró ser bebedor, mujeriego y muy agresivo. Rita le fue siempre muy fiel. Encontraba su fuerza en una vida de oración, de sentido cristiano del sufrimiento y de silencio. Tuvieron dos gemelos, los cuales sacaron el temperamento del padre.

3.- Después de veinte años de matrimonio, el esposo se convirtió, y pidió perdón a Rita y le prometió cambiar. Al poco tiempo, a Paolo lo encontraron asesinado. Los dos hijos de Rita juraron vengar la muerte de su padre. Las súplicas de la madre no lograban disuadirlos. Santa Rita rogó al Señor que salvara las almas de sus dos hijos y que tomara sus vidas antes de que se perdieran para la eternidad por cometer un nuevo asesinato. Los dos enfermaron gravemente, y durante el tiempo de la enfermedad, Rita les habló del amor y el perdón. Antes de morir lograron perdonar a los asesinos de su padre. Rita entendió que estaban con su padre en el cielo.

Al quedar viuda, no se deja vencer por la tristeza. Quiso entrar con las hermanas Agustinas, pero no era fácil lograrlo. Por una parte, el haber estado casada y, por otra, la muerte violenta de su esposo sembraba dudas. Ella oró a Jesús y sucedió un milagro. Una noche, mientras Rita dormía, escuchó que la llamaban ¡Rita, Rita, Rita! . A la tercera vez Rita abrió la puerta de su casa y allí estaban San Agustín,San Nicolás de Tolentino y San Juan el Bautista. Le pidieron que los siguieran hasta que se encontró dentro del Monasterio de Santa María Magdalena en Cascia. Ante aquel milagro las monjas Agustinas no pudieron ya negarle entrada. Es admitida e hizo la profesión ese mismo año de 1417; allí pasa 40 años de consagración a Dios.

En el monasterio, sufrió diversas pruebas. En cierta ocasión, su Madre Superiora, como un acto de obediencia, le ordenó regar cada día una planta muerta. Rita lo hizo obedientemente y, una mañana, la planta se había convertido en una vid floreciente y dio uvas que se usaron para el vino de celebrar misa. Hasta el día de hoy sigue dando uvas.

Rita meditaba asiduamente la Pasión de Cristo. Durante la Cuaresma del año 1443 fue a Cascia un predicador llamado Santiago de Monte Brandone. Uno de sus sermones sobre la Pasión, tocó tanto el corazón de Rita que pidió fervientemente al Señor ser partícipe de sus sufrimientos en la Cruz. Recibió los estigmas y las marcas de la Corona de Espinas en su cabeza. Las llagas de Santa Rita exhalaban mal olor por lo que debía alejarse de la gente. Otra prueba más. Durante 15 años vivió sola, lejos de sus hermanas.

Los últimos años de su vida fueron de expiación. Una enfermedad grave y dolorosa la tuvo inmóvil sobre una humilde cama de paja durante cuatro años. Ella siempre conservó la paz y la confianza en Dios. Cuando estaba en el lecho de muerte, le pidió al Señor que le diera una señal para saber que sus hijos estaban en el cielo. En pleno invierno recibió una rosa del jardín, cerca de su casa en Roccaporena. Pidió una segunda señal. Esta vez le entregaron un higo del mismo jardín, al final del invierno. Al morir, en 1457, la celda se iluminó y las campanas tañían solas por el gozo de un alma que entraba en el cielo. La herida del estigma en la frente desapareció y en su lugar apareció una mancha roja como un rubí, la cual desprendía una deliciosa fragancia. León XIII la canonizó en 1900. Hasta aquí, la vida de Santa Rita, nuestra patrona por la que damos gracias a Dios y a la que nos encomendamos como mediadora. Ella es abogada de los imposibles.

4.- Esta mujer vivió hace más de 7 siglos. Y ya hace 7 siglos que viene convocando a hombres y mujeres detrás de sí. Aquí tenemos el camino de una mujer santa. Una mujer santa o un hombre santo es alguien que reúne, que convoca. Con un santo uno se siente bien, con una persona que vive bien, que es generosa, que tiene buenos sentimientos nos sentimos bien. Es lo que nos pasa a nosotros esta noche aquí. Nos sentimos bien. Un santo siempre reúne gente, porque hace presente el Amor de Dios.

Los que se juntan, los que se sienten atraídos por el santo o la santa, como nosotros esta noche, se sienten también compañeros de camino. Un santo reúne y crea lazos entre los que se reúnen.  Un santo nos hace sentir que somos un pueblo de hermanos y de hermanas.

En cambio, también hay personas que no son santas y que reúnen mucha gente. Pero los convocados no se sienten compañeros entre sí, se sienten competidores, porque los intereses que están en juego alimentan el individualismo de cada uno y eso no crea ni constituye a un pueblo. Una santa siempre nos hace pueblo, nos hace familia. ¿Por qué? Porque la santa o santo es una especie de pararrayos que atrae la presencia de Dios y la presencia de Dios, la fuerza de su Amor, nos hace familia, nos constituye en Pueblo de Dios.

Ahora tenemos que decir lo más importante de esta noche: el santo de los santos es Jesús. Y por Jesús, nosotros fuimos constituidos en un pueblo de hermanos, que llamamos la Iglesia de Dios. Él es el sacramento del Padre, la revelación del Amor de Dios, el Santo de los Santos y en Él somos santos nosotros.  Así como santa Rita aprendió de Jesús el secreto para el camino de la vida, nuestra devoción a santa Rita nos tiene que llevar a Jesús y descubrir en él el secreto de Amor de Dios.  La devoción a santa Rita nos tiene que llevar a abrir la Palabra de Dios en la casa y, por medio de ella, conocer más a Jesús.  Santa Rita, esta hermosa santa, al igual que la Virgen María, nos muestra el camino hacia Jesús.

Santa Rita, nuestra compañera de camino, nos muestra con su vida que tenemos que centrar nuestra vida en Jesús. Es a través de Él que nosotros recibimos la fuerza de su Espíritu. La vida de santa Rita nos inspira vivir la nuestra con paciencia, sacrificio y entrega, con alegrías profundas y no con alegrías superficiales y pasajeras. Me imagino la alegría que experimentaba Rita al observar esa lenta pero segura transformación en la conducta de su marido. Quién cambia esa alegría por otras alegrías pasajeras.

Que la vida de santa Rita, modelo de vida cristiana, nos comprometa esta noche a cada uno de nosotros a vivir nuestra vida cristiana de una manera más seria y más responsable, cada uno en su propio medio. Cada uno sabe dónde tiene que cambiar su conducta. Es preciso empezar con uno mismo y no empezar exigiendo que los otros cambien. Revisemos la relaciones que tenemos en la familia, allí donde nos desenvolvemos y tenemos responsabilidades como es en el trabajo, en la educación, en nuestra comunidad civil, en nuestra ciudad, en nuestra querida patria.

Pidamos a santa Rita que nos alcance esa fuerza de Dios, ese secreto de Dios del cuál Jesús alaba al Padre, que es en definitiva, el secreto del Amor, el verdadero amor, para que nosotros vivamos nuestra vida cristiana más comprometida y hacerla así más feliz para nosotros y para nuestros semejantes. Dios quiere que seamos felices, hagámosle caso, sigamos el camino de santa Rita en el servicio paciente y generoso a nuestros hermanos y hermanas, así como hizo santa Rita.  Que así sea

Deja un comentario