HOMILIA EN EL DIA DE MANOS UNIDAS. COMPARTE LO QUE IMPORTA. Parroquia del Rosario 9 de febrero de 2018

Hoy, segundo viernes de febrero, celebramos afortunadamente, un año más, y es así una bella realidad desde hace más de 50 años en España el “Dia del Ayuno Voluntario” y el domingo el “Día de Manos Unidas”, una  Asociación de la Iglesia Católica en España para la ayuda, promoción y desarrollo del Tercer Mundo. Es, a su vez, una Organización No Gubernamental para el Desarrollo, (ONGD), de voluntarios, católica y seglar que trabaja para apoyar a distintos pueblos extranjeros necesitados en su desarrollo y sensibilizando a la población española, actividad buena, como son todas las de la Iglesia Católica, aunque algunos las ignoren o les pongan dificultades,  luchar contra la hambre y la pobreza, por la sostenibilidad del medio ambiente, para lograr el desarrollo de los países pobres y mejorar las condiciones de vida de las personas más necesitadas.

Gracias a Caritas se ayuda a los necesitados en nuestras Islas de Ibiza y Formentera y gracias a Manos Unidas se ayuda a los necesitados de fuera. Aquí hemos celebrado hace unos meses el cincuenta aniversario de su presencia y actividad, porque hay diocesanos nuestros que ahí colaboran con esa entidad que  llegó a nuestra Diócesis de la mano del sacerdote José Prats Torres, que dio a conocer sus objetivos en la isla a las mujeres de Acción Católica, quienes organizaron la primera Campaña Contra el Hambre en Ibiza en 1967.

Con el lema que esta buena y noble Organización Manos Unidas ha puesto para este año “COMPARTE LO QUE IMPORTA” cualquier persona que quiera adherirse a la Campaña podrá encender su propia luz de solidaridad en los 58 países donde Manos Unidas lleva a cabo proyectos de desarrollo. Y así, en todas las celebraciones eucarísticas de este fin de semana las colectas en las parroquias y capillas de nuestra diócesis serán para Manos Unidas. Y no se acaba ahí toda la ayuda que en nuestra Diócesis, a través de la buena, activa y generosa actividad de la llamada Delegación Diocesana de Manos Unidas, a lo largo del año se van haciendo actividades en todos nuestros pueblos sin excepción, sean grandes o pequeños,  colaboración en algunos colegios, conciertos, venta de cosas y con ello se recogen los medios para hacer frente a la ayuda que se nos pide desde la Comisión Permanente de España de Manos Unidas. Y con las acciones de Manos Unidas de aquí los nombres de Ibiza y Formentera son conocidos también como islas donde su gente es generosa y dispuesta a ayudar a los demás.

Gracias a tu ayuda que los socios, los voluntarios y los participantes en actividades de nuestra Manos Unidas niños, niñas, mujeres y hombres, familias y comunidades tendrán agua, comida, educación, medicinas, proyectos y esperanza. Sin esa ayuda solidaria muchas de esas personas no tendrían una vida digna.

Por eso, esta Jornada sea una invitación y animación a colaborar con Manos Unidas, que esa colaboración sea efectiva y generosa. Y esa colaboración no sea solo este fin de semana, sino a lo largo de todo el año, en esas actividades que se organizan y que son una recepción de ayudas a esos necesitados de fuera pero como aquí las organizan tan bien, son también motivos de alegría y satisfacción para los participantes.

Que esta celebración haga que sigua y que aumente aún más su buen movimiento. Que todas nuestras parroquias, movimientos, hermandades, cofradías, asociaciones y comunidades cristianas de nuestra Diócesis participen bien y mucho en las campaña contra el hambre y la necesidad. Manos Unidas nos ofrece a todos una oportunidad para colaborar mediante pequeños gestos que ayuden a romper la lógica del egoísmo y menosprecio para abrir puertas que conduzcan al fin del hambre en el mundo.

Hoy, pues, estça siendo el Día del Ayuno Voluntario y el domingo la Jornada Nacional de Manos Unidas, que supera ya los cincuenta años y sigue, ininterrumpidamente, llevando a cabo una tarea colosal de concienciación en la opinión pública sobre el problema de la humanidad del hambre en el mundo, y apuntando respuestas concretas para paliar este terrible drama, reflejo de un corazón humano que se cierra individual e insolidariamente.

Cierto que no es una obra de ingeniería o estructuración política que en el concierto de las naciones tienda a erradicar satisfactoriamente el hambre en el mundo. Sin embargo es un movimiento eclesial que contribuye a la toma de conciencia del problema y a solucionar algunas situaciones muy concretas con proyectos propios. Por eso, anualmente, llama a la puerta de nuestras conciencias y reclama nuestra contribución económica para esos proyectos concretos que se seleccionan y aprueban escrupulosamente. Los hombres somos así, necesitamos que nos llamen una y otra vez para recordarnos algo que nunca debería pasar al olvido: que todos somos hermanos, que mi vida presupone la del hermano, que al contrario de lo que pensaba y actuaba Caín sí que somos guardianes de nuestros hermanos, y que no podemos cerrar nuestras entrañas a las necesidades de los demás, sobre todo los más débiles, porque son, sin más, nuestros hermanos.

Dios ha hecho un solo mundo sin distinción ni privilegios, para que hagamos de esta tierra una casa común. Qué lejos aún estamos todos, en particular los cristianos, de entenderlo y vivirlo como reclama nuestra fe. Como señala el Papa Francisco, «hoy, creyentes y no creyentes estamos de acuerdo en que la tierra es esencialmente una herencia común, cuyos frutos deben benefi ciar a todos. Para los creyentes, esto se convierte en una cuestión de fidelidad al Creador, porque Dios creó el mundo para todos» (Laudato sí). y deberíamos bajar la cabeza avergonzados ante estas palabras de San Juan Pablo II, decididos a actuar: «Cincuenta años después de la solemne proclamación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, muchas personas aún se hallan sometidas a las más degradantes formas de explotación y manipulación, que hacen de ellas verdaderas esclavas de los más poderosos, de las ideologías, del poder económico, de sistemas políticos opresores, de la tecnología científica» (Ecclesia in Asia, 33).

Manos Unidas, que nace –no lo olvidemos– desde las exigencias de la fe cristiana y quiere vivir y trabajar desde ella, apela a toda la sociedad para que compartamos de verdad, para que vivamos la verdad de nuestro ser que es compartir y no cerrarnos a nuestros hermanos que pasan hambre, que sufren la miseria, que son víctimas del egoísmo insolidario, que viven la opresión de la injusticia infligida por sus propios hermanos, que somos nosotros. Por eso el lema de la Campaña de este año, Comparte lo que importa. Compartir es lo que importa para poder cambiar la situación. Compartir exige un cambio necesario en las conductas, en la manera de ser, de organizarse la sociedad. Necesitamos un cambio hondo en nuestras actitudes, una renovación moral, unas nuevas relaciones entre los hombres y los pueblos, unas formas nuevas de situarnos ante el mundo y sus recursos. Es necesario vivir de manera más sobria, sencillamente para que no mueran de hambre y de miseria tantísimos millones de seres humanos. Es imprescindible consumir menos para compartir más, no malgastar sino aprovechar, abandonar tanto egoísmo para entregarnos de verdad a los demás. Necesitamos .colaborar con nuestro trabajo, nuestras aportaciones y nuestros gestos solidarios con aquellas iniciativas, personas e instituciones, que sirven a los pueblos que padecen el hambre y la miseria. Estas iniciativas, como es la de Manos Unidas, están aplicando, y aun multiplicando, los recursos económicos que recaudan a necesidades y programas concretos con resultados importantes en la lucha contra el hambre. Son programas encaminados a mejorar las condiciones de vida de las personas y a posibilitar procesos de autosuficiencia comunitaria. Las necesidades son tan grandes, que la ayuda actual es insuficiente. Si todos compartiésemos, si cooperásemos con generosidad, cuánto podríamos hacer en ese proyecto común de erradicar el hambre del mundo, al menos paliarla en algunas partes y así hacer un solo mundo para todos. Colaboremos generosamente con nuestros medios económicos, con nuestras actitudes renovadas, con nuestro trabajo en la Campaña de Manos Unidas.

 

Deseo también felicitar y agradecer a todos los voluntarios y colaboradores que, inspirados por su conciencia cristiana, están comprometidos con la Campaña contra el hambre de Manos Unidas. A todos, pues, animo y adelante por esos buenos caminos de la Iglesia Católica.

Deja un comentario