DECRETO SOBRE LA CELEBRACIÓN DEL AÑO JUBILAR TERESIANO EN NUESTRA DIÓCESIS

VICENTE JUAN SEGURA 

POR LA GRACIA DE DIOS Y DE LA SEDE APOSTÓLICA

OBISPO DE IBIZA

Con fecha 24 de abril de 2014 la Penitenciaria Apostolica acogió la solicitud de la concesión de la gracia de un Año Jubilar Teresiano para todas las diócesis de España con ocasión del V Centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús; dicho Año Jubilar se llevará a cabo en el periodo comprendido entre el 15 de octubre de 2014 y el 15 de octubre de 2015.

Posteriormente, la Comisión permanente de la CEE en su reunión ordinaria de los días 25 y 26 de junio estableció que cada Obispo elija sus templos jubilares.

Con ocasión, pues de este Año Jubilar Teresiano, podrán lucrar la indulgencia plenaria los fieles que estén verdaderamente arrepentidos de sus pecados, cumplan debidamente las condiciones acostumbradas (confesión sacramental, participación en la Eucaristía y comunión, y oración los las intenciones del Papa), y participen en los actos que a continuación se indican con la intención de recibir la indulgencia:

1.      Los fieles que participen en la Santa Misa presidida por el Sr. Obispo en la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Es Cubells el día 15 de octubre, celebración de inauguración del Año Jubilar Teresiano en nuestra diócesis.

2.      Los fieles que, a lo largo el Año Jubilar, visiten y asistan a la Eucaristía o algún acto jubilar o piadoso, o, al menos, dediquen un tiempo razonable a meditaciones piadosas, concluyendo con el Padrenuestro, el Credo e invocaciones a la Virgen María y a Santa Teresa de Jesús en alguno de los siguientes templos:

– Parroquia de Nuestra Señora del Carmen de Es Cubells

– Parroquia del Salvador de la Marina de Ibiza

– Parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en el Pilar de la Mola.

En estos templos podrá lucrarse durante el Año Jubilar la indulgencia una vez al día.

Siguiendo las indicaciones de la Penitenciaría apostólica, pido encarecidamente a los responsables de los templos jubilares que manifiesten su disponibilidad para favorecer la administración individual del sacramento de la penitencia, así como fomentar celebraciones litúrgicas con los fines del Año Jubilar.

3.     Las personas mayores, los enfermos y los que por causa grave no pueden salir de sus hogares, también podrán lucrar la indulgencia plenaria si se unen espiritualmente a las celebraciones jubilares, hacen un acto de rechazo del pecado y tienen la intención de cumplir, lo antes posible, si pudieran, las tres condiciones establecidas, además de ofrecer sus oraciones y padecimientos a Dios misericordioso.

4.      Los fieles podrán aplicar la indulgencia a sí o en sufragio por las almas de los fieles del purgatorio.

La celebración gozosa de este Año Jubilar nos permitirá a todos, sacerdotes, religiosos y religiosas y seglares la valía de esta gran mujer, que aparece ante nosotros, con el testimonio de su vida y con la aportación de sus escritos, como una persona comprometida en el cumplimiento de la voluntad de Dios, la entrega de su vida a Jesús que nos llama a todos a seguirle, la adhesión a la Iglesia, llevando así una vida de oración y contemplación, de amor y caridad. Pobreza y castidad.

Así pues, este Año Jubilar ofrece a todos la oportunidad de recorrer un camino para el fortalecimiento de la fe, la renovación de la vida cristiana y el crecimiento en la aspiración a la santidad de vida. Por ello, deseo exhortar a los sacerdotes, religiosos y religiosas y fieles en general a participar, además de las celebraciones litúrgicas, en las diversas actividades de formación que iremos llevando a cabo a lo largo del mismo.

Durante este camino jubilar hagamos de Santa Teresa de Jesús la madre y maestra que sigue enseñándonos hoy el camino de la santidad por la senda del amor a Cristo y a su Iglesia.

Dado en Ibiza, a veinticuatro de septiembre  de dos mil catorce, fiesta de  Nuestra Señora de la Merced.

+ Vicente Juan Segura, 

Obispo de Ibiza

Fdo. Marcelo Gabriel Jofré

Canciller-Secretario General

Deja un comentario