LLAMADA UNIVERSAL A LA SANTIDAD SEGÚN EL CONCILIO VATICANO II

El P. Félix del Valle, sacerdote diocesano de Toledo, el lunes 16 de abril, impartió, dentro del plan de Formación Permanente, dos conferencias. Una en la casa de Espiritualidad de Sta. Teresa, dirigida a los sacerdotes. La segunda, por la tarde, en el Salón de Jesús, a un nutrido grupo de fieles cristianos comprometidos en su formación. Glosó, el P. Félix, la llamada a la Santidad a partir de la Constitución Dogmática Lumen Gentium nºs 40 y 41. Empezó por eliminar el tópico que los llamados a la santidad son la vida religiosa y sacerdotal. La llamada a la Vida de Perfección, dijo, se fundamenta en el Bautismo por lo que todos los bautizados, todos los cristianos estamos llamados a ser santos.

Siguió glosando un pequeño vocabulario y aclarando algunos conceptos como que canonización quiere decir que se inscribe en el canon. En los primeros siglos sólo los mártires se inscribían en el Canon. El primer inscrito en este registro, sin ser mártir, fue el seglar Isidro, actualmente patrón de Madrid.

Una definición de santo es todo bautizado que se deja guiar por el Espíritu Santo. Documentó esta afirmación con algunas citas extraídas del NT. Primero Jesucristo: Si alguno me ama, mi Padre lo amará y vendrá y habitará en él. San Pedro: Ser santo es participar de la vida divina. Y finalmente, entre otras, San Pablo: ¿No sabéis que sois templos de Dios?

Y terminó constatando que la santidad es un don de Dios, no un merecimiento propio. Después de un interesante coloquio en el que participaron algunas mujeres, como las de la biblia, pasamos a la Iglesia para visitar el recién restaurado retablo.

Deja un comentario