TOMA DE POSESIÓN DE D. ANTONIO FERRER COMO PÁRROCO DE SAN CARLOS DE PERALTA

El pasado domingo 16 en la parroquia de San Carlos de Peralta se celebró, en el marco de la eucaristía dominical presidida por el obispo de la Diócesis, Don Vicente Juan Segura, la acogida del nuevo párroco, Don Antonio Ferrer Marí y la despedida del anterior, Don Vicente Tur Ribas. Ambos estuvieron acompañados por varios sacerdotes de la diócesis, entre ellos el Vicario General, Don Vicente Ribas y el Canciller, Don Marcelo Jofre, por el alcalde de Santa Eulalia del Río, Don Vicente Marí Torres, familiares, amigos y un nutrido grupo de fieles.

En la homilía el Sr. Obispo destacó que el evangelio viene siempre en nuestra ayuda, que nunca va contra nosotros sino, siempre, a favor nuestro. Habló de la buena gente de San Carlos, de la visita pastoral que había hecho hace algunos años y de lo bien que se sintió con sus gentes.

Posteriormente el padre Toni renovó las promesas de su ordenación, con la misma fuerza o mas que entonces, e hizo profesión de fe. Como parte del rito le fueron entregados el confesionario, la pila bautismal, las campanas y la sede del sacerdote. Y al finalizar la comunión las llaves del sagrario.

Antes de la bendición final, el Sr. Alcalde dio la bienvenida a Don Toni y despidió a Don Vicente. Se mezclan, dijo, alegría y tristeza. Agradeció a Don Vicente todos los años de trabajo como párroco, diciéndole que sabía que se jubilaba como párroco de San Carlos, pero no como sacerdote, y le entregó una placa conmemorativa y de agradecimiento por todos esos años en servicio del pueblo.

Don Vicente agradeció, no solo el obsequio, sino la labor realizada por los obreros, personas e instituciones del pueblo a favor de éste.

A continuación, el obrero mayor despide a Don Vicente y da la bienvenida a Don Toni.

Por último, Don Toni recuerda que ya hace años fue párroco de esta parroquia y no se ha olvidado de todos los buenos momentos que en ella había pasado y que regresa con mucha alegría. Nos pide que le encomendemos a la Madre de Deu del Roser y el mismo reza por los que ya se fueron y por toda la parroquia haciéndole entrega a la Virgen María de un ramo de rosas.

Fue una celebración alegre y festiva, llena de recuerdos entrañables para ambos presbíteros y para toda la parroquia

 

   

 

 

 

Deja un comentario