ÁLVARO ROA RUIZ, NATURAL DE IBIZA, ES ORDENADO DIÁCONO

ÁLVARO ROA RUIZ, NATURAL DE IBIZA, ES ORDENADO DIÁCONO

Mons. Carlos Osoro, Cardenal Arzobispo de Madrid, ha ordenado a 14 nuevos diáconos en una ceremonia celebrada en la Catedral de la Almudena, en Madrid.

Álvaro Roa Ruiz, de 29 años, natural de Ibiza y quien ha vivido su fe en el Camino Neocatecumenal en la Parroquia del Ntra. Sra. del Rosario de Ibiza, ha sido uno de los que ha recibido la ordenación diaconal tras su periodo de formación en el Seminario Misionero Redemptoris Mater de Madrid.

La catedral de Santa María la Real de la Almudena lució llena a rebosar el pasado sábado, 18 de junio, con motivo de la ordenación de 14 nuevos diáconos. «Es una gracia inmensa el poder vivir esta celebración en este momento histórico que nos toca vivir: hoy más que nunca se necesitan en medio del mundo hombres con la capacidad que nos da Jesucristo de servir a los demás», aseguró el arzobispo de Madrid.

«El gran servicio que tenemos que hacer –aseveró el cardenal Carlos Osoro– es dar a conocer a los seres humanos que hay un Dios que es Padre, que somos hijos de Dios y que el ser humano tiene su desarrollo pleno cuando es capaz de descubrir y de experimentar con obras y palabras que es imagen de Dios».

En este sentido, al hilo de las lecturas, compartió con los seminaristas tres palabras «que me gustaría que alimentasen vuestra existencia»: servidores, diferentes y grandes. En primer lugar, abundó, «sois servidores de los hombres y sois servidores de todos los hombres sin excepción». «Por todos tiene interés Jesucristo Nuestro Señor, no solamente por aquellos que son conscientes de la pertenencia a la comunidad cristiana y de la sabiduría y de la vida que el hecho de ser cristianos bautizados les ha entregado, sino también por aquellos otros que quizá no se han dado cuenta de que el ser humano está hecho a imagen de Dios», añadió.

En segundo lugar, el purpurado dijo a los ordenandos que «vais a ser diferentes, pero no porque cambiéis el rostro, sino porque el Señor actúa en vuestra vida y, con la gracia del Señor, os convertís en servidores de los hombres». Aludiendo al Evangelio, recordó que «los jefes de los pueblos los tiranizan y los grandes los oprimen» y los alentó a mostrar «la diferencia del discípulo de Cristo», y «no con verborreas o palabras, sino con vuestra vida, con vuestra cercanía a los hombres». «Cread fraternidad, cread clima de bondad, cread clima de servicio, cread clima en el que cada ser humano se dé cuenta de que es único y original», aseveró.

En tercer lugar, el arzobispo les pidió ser «grandes»: «Sed grandes de corazón, no guardéis nada para vosotros mismos, entregadlo todo, haciéndoos como decía el Señor “vuestro servidor y vuestro esclavo”». Y aludiendo a la solemnidad del Corpus que se celebraba al día siguiente, los animó a no olvidar el «Dadles vosotros de comer», que no es dar «baratijas» que «no sirven para quitar el hambre», sino dar «vuestra vida». «Dad la vida y dadla a la Iglesia, en esta Iglesia concreta, que tiene rostros muy concretos».

Apoyo de familia y amigos

A fin de hacerlo posible, el arzobispo solicitó también el apoyo de todos los presentes. Rememorando el «disgusto» de sus padres cuando se metió a sacerdote, señaló que luego se convirtió en felicidad y alentó a los padres a sentir «el gozo de este momento en el que no entregáis a vuestros hijos a cualquiera, sino al Dios del cielo y de la tierra, a Jesucristo, el Hijo único de Dios». «Es Jesús que entra en la vida de vuestros hijos y los configura», destacó, antes de pedir también al resto de familiares y amigos que cuiden a los nuevos diáconos y los ayuden a «anunciar el Evangelio».

Junto al cardenal Osoro concelebraron el obispo de Evinayong (Guinea Ecuatorial), monseñor Calixto-Paulino Esono; el obispo de El Tigre (Venezuela), monseñor José Manuel Romero; los obispos auxiliares de Madrid monseñor José Cobo y monseñor Jesús Vidal; los rectores del Seminario Conciliar, José Álvarez, y el rector del Redemptoris Mater, Eduardo Carlos Zapata; vicarios y numerosos presbíteros.

Deja tu comentario