DE LA EUCARISTÍA A LOS POBRES. POR MIGUEL ÁNGEL RIERA

DE LA EUCARISTÍA A LOS POBRES. POR MIGUEL ÁNGEL RIERA

Este mes de junio, después de haber celebrado todo el mes de mayo a nuestra Madre del Cielo, celebramos la fiesta de Corpus Christi. La fiesta del Cuerpo y de la Sangre de Cristo. La presencia real de Jesucristo entre nosotros que actualizamos cada vez que celebramos la Eucaristía, y que a la vez nos interpela como cristianos en nuestro compromiso con los más pobres. El día del Corpus Christi la Iglesia celebra el día de la Caridad. El día de Cáritas. Se nos recuerda a todas las comunidades parroquiales, a todas las comunidades cristianas, a todos los que nos llamamos cristianos, que la Eucaristía nos tiene que llevar a los pobres, así como los pobres nos tienen que llevar a la Eucaristía, ¿Cómo vivir la Eucaristía sin estar cerca de aquellos más hambrientos, de aquellos con quienes Cristo se identifica al tener hambre, sed, estar desnudo, enfermo o en la cárcel? (Mt 25, 31-46).
El día de la Caridad celebrada el día del Corpus nos recuerda nuestra esencia como cristianos, el Papa Benedicto en Deus Caritas est nos recordaba: “cerrar los ojos ante el prójimo nos convierte también en ciegos ante Dios” (n. 16). Ciegos de amor, ceguera espiritual que nos impide ver el rostro de Cristo en los más necesitados.
Nuestras comunidades cristianas tienen que ser el rostro de Dios misericordioso con los más necesitados y desfavorecidos. Los que formamos la Iglesia, los seguidores de Cristo hecho Eucaristía, tenemos que intensificar nuestro compromiso social poniendo nuestro tiempo y nuestros recursos al servicio de los necesitados. Nuestros hermanos nos necesitan. Nuestras Cáritas parroquiales y Diocesana de Ibiza y Formentera necesitan de nuestra colaboración y de nuestras aportaciones.
No podemos acercarnos a recibir el Cuerpo de Cristo si ignoramos el sufrimiento de los otros “cristos” que están a nuestro alrededor. Nuestra vida cristiana está enraizada en el hermano. Ellos nos dan la oportunidad de descubrir siempre a Cristo a nuestro alrededor. No podemos permitir en nuestras islas que hermanos nuestros no tengan acceso a una vivienda digna, a un salario digno, a una vida digna. Nuestro compromiso nos hará vivir más dignamente nuestra participación en cada Eucaristía.


Miguel Ángel Riera Planells
Delegado de Cáritas Diocesana de Ibiza

Deja tu comentario