FINALIZA LA JORNADA DE CATEQUISTAS 2021 Y SE CELEBRA LA MISA DE ENVÍO

FINALIZA LA JORNADA DE CATEQUISTAS 2021 Y SE CELEBRA LA MISA DE ENVÍO

La delegación de catequesis junto con la de enseñanza, ha organizado una jornada de catequistas para reavivar la llamada a la misión en el corazón de todos ellos.

El encuentro, que comenzó con la invocación al Espíritu Santo, tuvo lugar el sábado pasado durante toda la mañana en las instalaciones de Cáritas parroquial de Santa Eulalia.

La presentación comenzó con la proyección de un vídeo motivador de la Iglesia en Salida, que invitaba a todos los asistentes al discipulado. Toni Granados, en representación de la Delegación de Catequesis, continuó hablando del nuevo ministerio concedido por el Papa Francisco, el Ministerio del catequista dirigido a todos aquellos testigos de la santidad, animados por una gran fe.

Posteriormente Juan Luis Cerdá, Secretario de la Delegación de Enseñanza, repartió a los asistentes el calendario diocesano en el que resaltó las formaciones relacionadas con las catequesis propuestas para este curso.

Tras un breve descanso, comenzaron las dinámicas de grupo basadas en la metodología que se propone para este curso: VER-JUZGAR-ACTUAR. La dinámica estuvo dirigida por Juan Luis, quien le entregó a los catequistas unas preguntas relacionadas con las catequesis que debían responder en pequeños grupos para posteriormente ponerlas en común. Al finalizar, tuvo lugar un momento de conclusiones, preguntas y sugerencias.

Al finalizar la dinámica en grupos, llegó la hora de la celebración de la misa de envío de catequistas y profesorado de religión, que tuvo lugar a las 13h. en la Capilla de Lourdes presidida por D. Vicente Ribas, el administrador diocesano de Ibiza y Formentera y párroco de Santa Eulalia y San Mateo.

Destacó que es importante dejar que Dios actúe en nosotros y habló de la importancia de este curso que se inicia, ya que comienza el Sínodo. Al finalizar, dio las gracias a los asistentes por la gran misión al servicio de la Iglesia de Ibiza y Formentera en la que señaló era, sencilla, pequeña y pobre. Recordó que la misión del catequista y de los profesores de religión es esparcir en estos terrenos la semilla de la palabra de Dios. Es por ello que los organizadores quisieron tener le detalle de regalar a los asistentes un bote con semillas, que acogieron con mucho cariño.

Deja tu comentario